Fray Martin de Porres, Madres de la Biblia, María la madre de Jesús, Uncategorized

SEMANA SANTA: Sábado Santo – Sábado de Gloria 2018. “EL DOLOR DE MARÍA”do

 

PROGRAMA ESPECIAL POR SEMANA SANTA
Sábado Santo – Sábado de Gloria 2018
BIBLIA Y POESÍA

 

CADA VEZ QUE NACE UN NIÑO TAMBIÉN LO HACE UNA MADRE.

Para ver o escuchar el vídeo, haz clic aquí:  Sábado Santo 2018


María, madre de Jesús de Nazaret, fue una mujer judía. Su nombre según el idioma puede ser Mariam, Maryam o Miriam. Su presencia es atestiguada en la Biblia como partícipe singular de un momento clave en la historia de la salvación. Distintas religiones rinden devoción a María, los evangélicos no, pero eso no quiere decir que María se puede borrar de la historia como una de las figuras claves en la Biblia. La madre de Jesús mencionada desde su concepción hasta su muerte ya que ella estaba presente hasta su asención.

La Soledad de María
(Fray Martín de Porres)

Dame tu inspiración, profeta Santo;
Préstame de tu canto la dulzura;
Quiero llorar con el doliente llanto
Que de Sión lloraste la amargura;
Quiero con triste y doloroso canto
Acompañar la acerba desventura
De una mujer, del Cielo la alegría,
Que hoy sufre en soledad dura agonía…

Vedla…, vedla… Del Gólgota en la cumbre,
Humilde y dolorida está de hinojos;
Del sol poniente el pálido vislumbre
Viene a bañarla en sus fulgores rojos.
Mustia, apagada la celeste lumbre
De sus hermosos y divinos ojos,
Al alto los dirige, y solitaria
Murmura en su dolor triste plegaria.

¡Cuánto ha sufrido! En su serena frente
Dejó el dolor inextinguible huella;
Se ocultó su sonrisa, y tristemente
Silencio de dolor sus labios sella;
De su llanto de fuego la corriente
Dejó surco profundo en su faz bella,
Y con el lirio de los valles triste
Su hermoso rostro de dolor se viste.

¡Cuánto ha sufrido! Por martirio tanto
Su amante corazón está oprimido,
Que ni siquiera puede en su quebranto
Exhalar ni un sollozo ni un gemido;
Secas están las fuentes de su llanto,
Que á torrentes sus ojos lo han vertido:
Ni suspira ni llora; resignada
En su inmenso dolor está abismada.

Vio a su Jesús morir, vio su amargura.
Vio su pasión, su angustia, su tormento,
Le vio subir del Gólgota a la altura
Y el sacrificio consumar sangriento.
—¡Oh heroísmo sin par!, oh desventura!
¡Oh abnegación sublime!, ¡oh sentimiento!
¿Qué fuerza superior te sostenía
¡Para que no murieses, oh María!

Y le viste expirar; su cuerpo inerte
Entre tus brazos tiernos estrechaste,
Y su semblante, que veló la muerte
Con tu llanto purísimo regaste.
Sus manos, su cabeza, ¡oh Madre fuerte.
Con cuanta pena y cuanto amor besaste!
¡Ah! ¡Cuántas veces a su roto pecho
Juntaste el tuyo de dolor deshecho!

¡Pobre madre! ¡Martirio prolongado!
¿Quién sufriera tormento tan impío?
Ni aun el cadáver ve del Hijo amado.
Que se le oculta ya el sepulcro frío.
Sin luz y sin ventura se ha quedado.
Sola con su dolor, mudo y sombrío;
Doquier que vuelve los nublados ojos
Halla amargura, soledad y abrojos.

¡Pobre Madre! Su pecho un solo instante
Hallar no puede la quietud perdida;
Anda en las sombras de la noche errante
Buscando su consuelo dolorida.
Mil veces llama a su Jesús amante
Con voz penetrante y afligida:
— “¿Dónde estás, Jesús mío, dice; dónde?”
Y solo el eco a su clamor responde.

“¿No miras mi dolor, Hijo adorado?
Ven, mi Jesús, mi corazón te llama;
Ven, ven, que sin ventura me he quedado;
Consuela el mal de quien te llora y ama”.
Lleva el aura su acento acongojado
Cuando así dice y suspirando clama;
Y la responde a su infeliz lamento,
“Sola”, diciendo, el murmurar del viento.

¡Sola! ¿Dónde encontrar podrá consuelo
A su penar acerbo y prolongado?
Si mira con amor el bajo suelo.
Todo aumenta la angustia de su estado;
Si mira con ternura al alto cielo,
Le encuentra a su gemir mudo y cerrado;
Murió Jesús, y los que el Cielo moran
La muerte de su Dios tan solo lloran.

“¡Sola!” ¡Cuánto dolor, Madre afligida!
Sola en la situación más horrorosa;
Sola, y la prenda de tu amor querida
Muerta de muerte fiera y afrentosa!
¿Y aun puedes alentar? ¿Y aun tienes vida?
Te niega el Cielo muerte venturosa
Que a otros mártires da; tú, ¡oh Madre!, vives
Y martirio más grande así recibes.

Oh, sí, Jerusalén; la ciudad santa.
Delicias del Señor, un tiempo pura,
Cual fantasma precito se levanta
Entre la niebla de la noche oscura;
Y en torno, con horror que el alma espanta,
Se oye una voz que baja del altura
Diciendo aterradora y condolida:
“¡Jerusalén! ¡Jerusalén! ¡Deicida!”

Y María la escucha, y a su acento
Rasgar su corazón, morirse siente;
La voz es amenaza y es lamento
Por verdugos y víctima inocente:
Sin igual es su doble sentimiento
Por el Dios muerto y la deicida gente;
Es tu Hijo Dios; y ¡oh Madre de dolores!
También tus hijos son sus matadores.

¡Ah sin segundo, atroz; tormento horrible
(Aquí se hiela el corazón de espanto)
Comprender tu amargura es imposible;
Se abisma el alma en mares de quebranto;
Al humano lenguaje es indecible;
¿Cómo pudiste, Madre, sufrir tanto?
¿Ser también hijos tuyos los impíos,
Los malditos del Cielo, los judíos?

Lo quiso Dios. En el postrer momento,
Cuando de tu Jesús el alma huía.
En la cima del Gólgota sangriento.
Allí a la vista de la turba impía,
Oíste de su voz el dulce acento.
Que moribundo y triste te decía
Aumentando tu pena y tus dolores:
“Mujer, sé Madre tú de pecadores”.

¿Y qué fuera sino mujer bendita;
Sin ser tú Madre del mortal, qué fuera?
¿Quién del Cielo la cólera infinita
Y el brazo airado detener pudiera?
Pero en la tierra do el pecado habita
Naciste tú, celeste medianera,
Para ser entre Dios y la criatura
El lazo de la paz y la ventura.

Y ahora sola te ves; sola sufriendo
Lo que nadie sufrió, pobre María;
Donde volver tus ojos no teniendo.
Ni en quien calmar tu pena y agonía.
Al meditar en tu martirio horrendo
El alma se estremece, Madre mía,
Y se asombra al mirarte, Virgen pura,
Coloso de la humana desventura.

Y sola, en una tierra mancillada.
Con un delirio horrendo, entre insensible
Gente cuya dureza despiadada
Hace tu situación aun más horrible;
Entre la soledad más angustiada,
Con la pena y dolor más indecible.
Te oigo exclamar con voz que da agonía;
¡Mirad si hay pena cual la pena mía!

No la hay, ¡oh Madre!, no; ¿qué alma de hielo
No se enciende al mirar tu pecho herido?
¿Qué corazón, al ver tu desconsuelo.
No se siente de angustias oprimido?
¿Qué ojos te miraran, oh luz del Cielo,
Que llanto no derramen dolorido?
¿Quién habrá, Madre tierna, que te mire
Y con amarga pena no suspire?

¡Ah! Deja, Madre, que tus hijos fieles
Acompañen el tuyo con su llanto;
Deja que contemplemos tus crueles
Angustias y tu fúnebre quebranto.
Para que en tus pesares te consueles
Nada puede mi bajo, indigno canto;
Más déjame llorar a tu memoria,
Porque llorar tus penas es mi gloria.

Y hoy que te miro triste, desolada,
Hoy más te adoro, Madre de amargura;
Hoy todos, con el alma traspasada.
Lloramos tu dolor y desventura;
Hoy te vemos doliente, atribulada.
En soledad sombría, Virgen pura,
Y con el alma de ternura llena
Templar queremos tu profunda pena.

Del sitio:  fraymartindeporres.wordpress.com

El enlace corto de este programa es:  https://wp.me/p59toT-5vy


Haz clic para ver El diario de María vídeo musical

 

Estándar
Juan 19:15-30, La voz de Diana Hernández, Uncategorized, Vamos a leer la Biblia

VAMOS A LEER LA BIBLIA: Juan 19:15-30

VAMOS A LEER LA BIBLIA.

Para ver y escuchar el vídeo, pulse sobre el enlace.
El Vestido de Jesús

005

Yo espero en Dios y su Justicia. Dios no trabaja en nuestro tiempo.

Juan 19:15-30 (RVR 1960)

(…)
15 Pero ellos gritaron: !!Fuera, fuera, crucifícale! Pilato les dijo: ¿A vuestro Rey he de crucificar? Respondieron los principales sacerdotes: No tenemos más rey que César.

16 Así que entonces lo entregó a ellos para que fuese crucificado. Tomaron, pues, a Jesús, y le llevaron.

Crucifixión y muerte de Jesús

(Mt. 27.32-50; Mr. 15.21-37; Lc. 23.26-49)

17 Y él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota;

18 y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio.

19 Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS.

20 Y muchos de los judíos leyeron este título; porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín.

21 Dijeron a Pilato los principales sacerdotes de los judíos: No escribas: Rey de los judíos; sino, que él dijo: Soy Rey de los judíos.

22 Respondió Pilato: Lo que he escrito, he escrito.

23 Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo.

24 Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esto fue para que se cumpliese la Escritura, que dice:
Repartieron entre sí mis vestidos,
Y sobre mi ropa echaron suertes. m Y así lo hicieron los soldados.

25 Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena.

26 Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.

27 Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

28 Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed.

29 Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca.

30 Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu. AMÉN


EL VESTIDO DE JESÚS. Sí, yo sé que la Semana Santa 2017 fue la semana pasada pero yo no caigo en estereotipos de que la semana pasada celebraron Semana Santa y en un par de semanas celebran el día de las Madres, esas son rutinas mundanas, costumbres vanas. Si vamos a ser técnicos, Jesús murió un 3 de abril del 33, según los expertos, hace 1984 años, así es que por qué todavía hoy se habla de eso. Si tiene la respuesta a eso tendrá la respuesta del por qué el Espíritu Santo me llevó a mí a hablar del VESTIDO DE JESÚS, hoy. Y ya que estamos hablando de la túnica que vestía Jesús por qué le iba a importar a unos soldados que no les importó azotarle, clavarle, humillarle, escupirle, maltratarle, crucificarle “no rasgar la túnica de Jesús” sino que más bien echaron suerte sobre ella o sea se la rifaron entre ellos.

¿Cuántas veces la gente sangra por lo mismo que otros hacen fiesta? Sí — tú mismo — que te sientas, comes, jaraneas, oras, cantas, ayudas a el que se porta como “los soldados” en el mismo lugar donde hubo una crucifixión? ¿Cuántas veces te ha propuesto el que se porta como “los soldados” que hagas algo sin ética, inhumano, indecente, inapropiado, anticristiano, en el mismo lugar donde hubo una crucifixión? Estás consciente que alguien salió dañado, herido, vituperado, agredido, por ese mismo a quién tu le sirves, y tu barres el polvo debajo de la alfombra, o miras al otro lado, o piensas que está loco, y lo excusas, y sigues rifándote la túnica de Jesús.

La Semana Santa 2017 según el calendario pudo haber pasado, pero la cruxificción ocurrirá una y otra vez con distintos de tus hermanos mientras tu sirvas al que actúa como “los soldados”. Que Dios los perdone a TODOS porque no saben lo que hacen.

Biblia y Poesía regresa en mayo. Este es el Segmento Semanal Vamos a Leer la Biblia que no se suspende por mi receso de primavera. Dios les bendiga y reflexionen.



066

El enlace o shortlink de este programa es: http://wp.me/p59toT-4BY

 

Estándar
Calderón de la Barca: ¿Qué quieres?, La voz de Diana Hernández, Las 7 Palabras, Poesía, Semana Santa, Uncategorized

Miércoles Santo 2017: Judas entrega a Jesús

El shorlink o enlace de este programa es: http://wp.me/p59toT-4Ai

(Calderon de la Barca)

¿Qué quiero, mi Jesús?…Quiero quererte,
quiero cuanto hay en mí del todo darte
sin tener más placer que el agradarte,
sin tener más temor que el ofenderte.

Quiero olvidarlo todo y conocerte,
quiero dejarlo todo por buscarte,
quiero perderlo todo por hallarte,
quiero ignorarlo todo por saberte.

Quiero, amable JESUS, abismarme
en ese dulce hueco de tu herida,
y en sus divinas llamas abrasarme.
Quiero, por fin, en Tí transfigurarme,
morir a mí, para vivir tu vida,
perderme en Tí, JESUS, y no encontrarme.


Para más programas sobre el Miércoles Santo, Las Siete Palabras.
Pulsa sobre el enlace (shorlink) para abrir la página. http://wp.me/p59toT-1h8

Estándar
La voz de Diana Hernández, Poesía: San Francisco de Asís, Instrumento de Paz, Poesías, Semana Santa, Uncategorized

Lunes Santo 2017, Especial. INSTRUMENTO DE TU PAZ (CHANNEL OF YOUR PEACE)

Una traducción de la oración al idioma español es la siguiente:

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz:
donde haya odio, ponga yo amor,
donde haya ofensa, ponga yo perdón,
donde haya discordia, ponga yo unión,
donde haya error, ponga yo verdad,
donde haya duda, ponga yo la fe,
donde haya desesperación, ponga yo esperanza,
donde haya tinieblas, ponga yo luz,
donde haya tristeza, ponga yo alegría.
Oh Maestro, que no busque yo tanto
ser consolado como consolar,
ser comprendido como comprender,
ser amado como amar.
Porque dando se recibe,
olvidando se encuentra,
perdonando se es perdonado,
y muriendo se resucita a la vida eterna.

Música para sus meditaciones e inspiraciones. Channel of your Peace.

 

El enlace de este programa o shorlink es: http://wp.me/p59toT-4zR

 

Estándar
Soneto al Cristo Crucificado, Uncategorized

Biblia y Poesía en Radio Ritmo FM 103.9 y AM 1460, Bartow, Florida, Programa “Hablemos” con Teresa Martínez.

Para escuchar el programa pulse sobre el enlace. El segmento de Biblia y Poesía comienza a los 20 minutos, un segmento de 10 minutos.

Primer segmento de 10 minutos: Revista El Trompetista. http://www.eltrompetistalocal.com

Segundo segmento: Sandra, madre de un niño en una escuela para necesidades especiales en Lakeland Institute for Learning.

Tercer segmento: Biblia y Poesía, segmento por Semana Santa.

Poco menos que un milagro que una emisora de Radio secular de Ritmo, haya invitado a un segmento religioso, pero Dios siempre está en control. Y que haya sido para Semana Santa, es un mensaje muy poderoso.

FOTOS DE LA GRABACIÓN. NO TENGO FOTOS DEL DOCTOR QUIROPRÁCTICO, DUEÑO DE LA REVISTA EL TROMPETISTA.

El enlace o shortlink de este Programa es: http://wp.me/p59toT-4zq

¡GRACIAS TERESA, QUE DIOS TE BENDIGA!

2014Xmas

Estándar
La voz de Diana Hernández, Semana Santa, Serafín Contreras: Aunque Parezcan Oscuros (poema), Uncategorized

BIENVENIDOS TODOS AL PROGRAMA DIARIO POR SEMANA SANTA, COMENZANDO MAÑANA.

Que su Semana Santa o Semana Mayor sea de reflexión, paz, búsqueda, y amor.

ama a tu projimo

La Semana Santa por cualquier otro nombre es la Semana Mayor

 

Para ver y escuchar el vídeo, pulse sobre el enlace:
(Click on the link below)

La voz de Diana Hernandez

 


Aunque Parezcan oscuros los Cielos.

Aunque parezcan oscuros los cielos que me rodean.
Aunque me asustan los campos que amarillentos se ven.
Aunque todavía no lo tengo y parece que se escapa.
A pesar de las tormentas, en él aún esperaré.

Yo se que mi alma se angustia.
porque se siente pequeña
Yo se que mi corazón llora de tanto desfallecer
Yo se cuanto se tiembla por no poder comprender.
los enigmas de la vida que me hacen estremecer.

Aunque todavía no, yo se que un día si será.
Aunque todavía no, mi espíritu descansará.
A pesar de lo que vea caminaré con confianza.
porque mi barco esta anclado
en lo profundo del mar.

Ya viene una nueva mañana
Ya el sol anuncia un amanecer
La noche que parecía ser larga
se rindió ante los rayos dorados
que producen gran placer.

Aunque parezcan oscuros los cielos que me rodean.
Aunque me asusten los campos que amarillentos se ven.
Aunque todavía no lo tengo y parece que se escapa.
A pesar de las tormentas, en él aún esperare.

Aunque el barco se estremezca sacudido por el mar
aunque las olas oscuras se estrellen
sin compasión
Yo pondré hoy mi confianza
en el eterno Señor
porque seguro me encuentro
refugiado en su amor.

 


Paz en la tormenta en saxofón para sus meditaciones.

 


El enlace o shortlink de este programa es: http://wp.me/p59toT-4yK

 

 

Estándar
La voz de Diana Hernández, Poesía, Semana Santa, Uncategorized, Willan V. Castillo

POESÍAS de WILLAN V. CASTILLO: Te muestras

Para escuchar la poesía en la voz de Diana Hernández, pulsa sobre el enlace.  

TE MUESTRAS

Te muestras detrás, y en mi propia cara.

Te muestras claramente ante mis ojos,

Ante mi rostro y su máscara.

En la desnudez de un desamparado.

En las ansias de un hambriento.

En la soledad de un encarcelado.

En el sufrimiento de un enfermo.

Te muestras repentinamente,

Ante mi paso apresurado.

Te muestras plenamente

En las necesidades de cuanta gente;

En las angustias de estos pequeños.

Te veo, ahora, claramente.

En la cruz del que va por el camino angosto,

En la dicha del que te predica;

Y en el acto de amor hacia tus  enemigos.

Te muestras con tu luz, en la obscuridad,

En el pan de vida, en el agua viva,

En el camino, en la verdad…

Te muestras detrás y en mi propia cara.

Te muestras en estos últimos días,

Y desde hace dos mil años.

Y los ciegos no te ven; yo tampoco te veía,

Y ahora te veo claramente entre la gente.

..Autor: Willan V. Castillo

El enlace o shortlink  de este programa es: http://wp.me/p59toT-1mH

Estándar