Biblia narrada, Isaías 6, La voz de Diana Hernández, Música de Ge'La: Más allá del horizonte, Uncategorized, Vamos a leer la Biblia

Vamos a leer la Biblia: Isaías 6

Para escuchar y ver el vídeo de este programa, pulse o haga clic sobre el enlace:

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1058400797597991&id=100002842436753

011

Isaías 6 (RVR 1960)

Visión y llamamiento de Isaías

En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo.

Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban.

Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.

Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo.

Entonces dije: !!Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.

Y voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas;

y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado.

Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí.

Y dijo: Anda, y di a este pueblo: Oíd bien, y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis.

10 Engruesa el corazón de este pueblo, y agrava sus oídos, y ciega sus ojos, para que no vea con sus ojos, ni oiga con sus oídos, ni su corazón entienda, ni se convierta, y haya para él sanidad.

11 Y yo dije: ¿Hasta cuándo, Señor? Y respondió él: Hasta que las ciudades estén asoladas y sin morador, y no haya hombre en las casas, y la tierra esté hecha un desierto;

12 hasta que Jehová haya echado lejos a los hombres, y multiplicado los lugares abandonados en medio de la tierra.

13 Y si quedare aún en ella la décima parte, ésta volverá a ser destruida; pero como el roble y la encina, que al ser cortados aún queda el tronco, así será el tronco, la simiente santa.

Amén


Alabanza: Trono Sublime con Ge’La, mexicana


En enlace o shortlink de este programa es: http://wp.me/p59toT-4×1

Estándar
La voz de Diana Hernández, música, Poesía, Uncategorized

Poesía: Solamente Dios Sana de Domingo Rivera (fallecido en Sebring, FL)

IMG_7800

Para escuchar y ver la poesía recitada, pulsa sobre el siguiente enlace:

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1056282487809822&id=100002842436753

 

Poesía de Domingo Rivera (fallecido, miembro de la Iglesia Discípulos de Cristo)

Fecha (desconocida)

Título (posible) SOLAMENTE DIOS SANA

 

El que purifica el alma – El que salvación regala

A todo el que le reciba – ÉL lo vestirá de gala

Nos dio la consolación y la salvación del alma

Porque Cristo es el que sana EL ALMA Y EL CORAZÓN

 

Si estás enfermo del alma y no tienes solución

Dale tu vida al Señor – que es el único que sana

Ponte en sus manos sagradas y tendrás la solución

Podrás entrar en la mansión que allá en el cielo perdura

Porque ÉL es el que cura –EL ALMA Y EL CORAZÓN

 

Justo en la tierra no hay uno – porque todos hemos pecado

Sin seguir el fiel mandato que dejó Nuestro Señor

Tenemos la solución: en Cristo la Ley Divina

Para todo el que la siga –encontrará fiel perdón

Porque Jesús es el que sana– EL ALMA Y EL CORAZÓN

 

Recibe a Cristo y verás el final de tus problemas

De todo el mal que acecha a toda la humanidad

Tendrás la tranquilidad que te regala el cordero

Que murió en un madero dejando la solución

Dejándote un escalón PARA QUE SUBAS AL CIELO.


Alabanza: Creo en Dios, alabanza cubana

 

El enlace o shortlink de este programa es: http://wp.me/p59toT-4wN

Estándar
Biblia narrada, Biblia-citas, La voz de Diana Hernández, Marimba de Guatemala, música, Parábolas. El Sembrador Mateo 13, Poesía, Poesía: El Sembrador de Blanco Belmonte, Uncategorized

VAMOS A LEER LA BIBLIA. Parábola del Sembrador, Evangelio según Mateo 13

Para ver y escuchar la lectura, puedes pulsar (hacer clic) sobre este enlace.

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1053205804784157&id=100002842436753

Mateo 13 (RVR1960)

Parábola del sembrador

(Mr. 4.1-9; Lc. 8.4-8)

13  Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar.

Y se le juntó mucha gente; y entrando él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba en la playa.

Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar.

Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron.

Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra;

pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.

Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron.

Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.

El que tiene oídos para oír, oiga.

Propósito de las parábolas

(Mr. 4.10-12; Lc. 8.9-10)

10 Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas?

11 El respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado.

12 Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

13 Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.

14 De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo:
    De oído oiréis, y no entenderéis;
    Y viendo veréis, y no percibiréis.

15 Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado,
Y con los oídos oyen pesadamente,
Y han cerrado sus ojos;
Para que no vean con los ojos,
Y oigan con los oídos,
Y con el corazón entiendan,
Y se conviertan,
Y yo los sane. m

16 Pero bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen.

17 Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.

Jesús explica la parábola del sembrador

(Mr. 4.13-20; Lc. 8.11-15)

18 Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador:

19 Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino.

20 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo;

21 pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.

22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.

23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.


El enlace de este programa o shorlink es: http://wp.me/p59toT-4ww

Programa relacionado: Poesía EL SEMBRADOR de Blanco Belmonte
http://wp.me/p59toT-yX

Discografía: Marimba de Guatemala “El Sembrador”

 

Estándar
música, Ministerios Abusadores, Saulo de Tarzo, Uncategorized, Vamos a leer la Biblia

Cápsula de la Serie “Ministerios Abusadores” Saulo, Saulo ¿por qué me persigues?

Antes de retirarme por hoy el Espíritu Santo desde hace rato dándome una Palabra. Gracias a Dios hoy se me confirmó por teléfono que estas cápsulas llegan a veces en el momento preciso y ayudan para quien van dirigidas. Yo solamente las digo, no sé nunca para quién es. Si en algo yo les sirvo entonces, úseme.

Gracias a la llamada de hoy.

Respecto a la lectura Bíblica del sábado, y dije “lectura” solamente la leí, pero ya el Espíritu Santo quiere que yo diga algo sobre ella.

Hechos 9:5 El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar COCES contra el aguijón.

Dar coces contra el aguijón ES obstinarse en resistir a fuerza superior. Entre otras cosas.

1. Sacudida violenta que hacen las “bestias” con sus patas
2. Golpe o patada hacia atrás
3. Retroceso que hace un arma de fuego al dispararla, que si no te pones listo, te puedes hacer daño a ti mismo
4. Acción o palabra injuriosa o grosera

Cuando una persona le habla grosero u ofende a otro, de hecho es igual que una bestia dando patadas hacia atrás, actúa bestialmente.

Cuando una persona que ha dado coces se resiste, se obstina en no hacer el bien, se hace daño a sí mismo porque Dios es un aguijón.

Tirar coces es rehusar sujetarse o hacer lo contrario de lo que es bueno.
Soltar una coz es contestar inoportuna o desabridamente a lo que se pregunta o advierte.

Y tiene otras acepciones que no vienen al caso.

Entonces, cuando el Señor le dice a Saulo, DURA COSA ES DAR COCES CONTRA EL AGUIJÓN, es porque se está haciendo daño a sí mismo. Es poco menos que una bestia en su razonamiento, es lo contrario a lo que es un cristiano porque “se resiste” en vez de rendirse a una fuerza superior. Si actúa como bestia, habla como bestia, se comporta como bestia, es una bestia.

Ante ese cuadro, Dios lo tira del caballo y lo ciega, y entonces esta bestia aprende a depender para caminar, para orar, para recapacitar, para cambiar, para convertirse y una vez en el punto más bajo de su existencia es que Dios lo hace rebotar, y una vez que Dios le escucha ORAR con sinceridad no de hipocrecía, es que le regresa la vista, lo llena del Espíritu Santo, se CONVIERTE y lo restaura y lo usa para el bien.

Y la gente dirán cuando vean la transformación ¿no es éste aquel que abusaba a los discípulos? Así va a ser el cambio, la gente no lo va a creer.

Una persona que vive dando patadas como una verdadera Bestia no tiene al Espíritu Santo. Dios tendrá que hacerlo por la fuerza, y Dios lo hará.

No sé a quién le estoy hablando hoy. Hoy te digo: Duerme en PAZ. Que tu eres un Ananías escogido(a) con visión y unción en tus manos para curar enfermos y domesticar bestias.

No hagas nada, ya Dios lo encontrará “en el camino.” Duerme en PAZ. Nada te turbe, nada te angustie, ya Dios tiene esto en sus manos y te enterarás. He dicho.

 

El enlace de este programa es: http://wp.me/p59toT-4wf

004

 A Dios no le gusta las cosas feas “Dura cosa es DAR COCES contra el aguijón” Hechos 9:5
Hermana Diana Hernández, Motivadora Life Coach
Estándar
Biblia narrada, Biblia-citas, Ge'La: Cristo en mí, Hombres de la Biblia: Saulo, Uncategorized, Vamos a leer la Biblia

Vamos a leer la Biblia: Hechos 9

Para ver y escuchar el vídeo, pulse (clic) sobre el enlace:

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1047840768653994&id=100002842436753

saulo

Hechos 9  (RVR 1960)

Conversión de Saulo

(Hch. 22.6-16; 26.12-18)

Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote,

y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén.

Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo;

y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?

El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón.

El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer.

Y los hombres que iban con Saulo se pararon atónitos, oyendo a la verdad la voz, mas sin ver a nadie.

Entonces Saulo se levantó de tierra, y abriendo los ojos, no veía a nadie; así que, llevándole por la mano, le metieron en Damasco,

donde estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió.

10 Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor.

11 Y el Señor le dijo: Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora,

12 y ha visto en visión a un varón llamado Ananías, que entra y le pone las manos encima para que recobre la vista.

13 Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén;

14 y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre.

15 El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel;

16 porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre.

17 Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo.

18 Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado.

19 Y habiendo tomado alimento, recobró fuerzas. Y estuvo Saulo por algunos días con los discípulos que estaban en Damasco.

Saulo predica en Damasco

20 En seguida predicaba a Cristo en las sinagogas, diciendo que éste era el Hijo de Dios.

21 Y todos los que le oían estaban atónitos, y decían: ¿No es éste el que asolaba en Jerusalén a los que invocaban este nombre, y a eso vino acá, para llevarlos presos ante los principales sacerdotes?

22 Pero Saulo mucho más se esforzaba, y confundía a los judíos que moraban en Damasco, demostrando que Jesús era el Cristo.

Saulo escapa de los judíos

23 Pasados muchos días, los judíos resolvieron en consejo matarle;

24 pero sus asechanzas llegaron a conocimiento de Saulo. Y ellos guardaban las puertas de día y de noche para matarle.

25 Entonces los discípulos, tomándole de noche, le bajaron por el muro, descolgándole en una canasta.

Saulo en Jerusalén

26 Cuando llegó a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos; pero todos le tenían miedo, no creyendo que fuese discípulo.

27 Entonces Bernabé, tomándole, lo trajo a los apóstoles, y les contó cómo Saulo había visto en el camino al Señor, el cual le había hablado, y cómo en Damasco había hablado valerosamente en el nombre de Jesús.

28 Y estaba con ellos en Jerusalén; y entraba y salía,

29 y hablaba denodadamente en el nombre del Señor, y disputaba con los griegos; pero éstos procuraban matarle.

30 Cuando supieron esto los hermanos, le llevaron hasta Cesarea, y le enviaron a Tarso.

31 Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo. AMÉN

El enlace o shortlink de este programa es: http://wp.me/p59toT-4w1

 ESTA LECTURA SE VA A COMENTAR EN EL PRIMER PROGRAMA DE LA SERIE MINISTERIOS ABUSADORES QUE ESTÁ PRÓXIMA A LANZARSE.

Estándar
Biblia, Biblia narrada, La voz de Diana Hernández, Mujeres de la Biblia, Uncategorized

VAMOS A LEER LA BIBLIA: Parábola de las diez vírgenes.

Para ver el vídeo, haz clic aquí:

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1042144482556956&id=100002842436753

 

El enlace o shortlink  de este programa es: http://wp.me/p59toT-4vP


MÁS SOBRE EL TEMA: Visita el Programa haciendo clic sobre el enlace

http://wp.me/p59toT-bm

EL AYUNO DE DANIEL INTERACTIVO MUNDIAL. REFLEXIÓN 10 DE 21. “PRUDENCIA E INSENSATEZ” | Biblia y Poesía

Estándar