Biblia narrada, Especial Coronavirus, La FE, La voz de Diana Hernández, Marcos 4, Pescadores de hombres, Poesía, Uncategorized, Vamos a leer la Biblia

Especial Coronavirus#15. FE

¡Vamos a leer la Biblia! ¿Vámos?

Para ver o escuchar el vídeo, pulsa sobre el enlace:  Marcos 4:35-41

Marcos 4:35-41 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Jesús calma la tempestad

(Mt. 8.23-27; Lc. 8.22-25)

35 Aquel día, cuando llegó la noche, les dijo: Pasemos al otro lado.

36 Y despidiendo a la multitud, le tomaron como estaba, en la barca; y había también con él otras barcas.

37 Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba.

38 Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos?

39 Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza.

40 Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?

41 Entonces temieron con gran temor, y se decían el uno al otro: ¿Quién es éste, que aun el viento y el mar le obedecen? AMÉN


POESÍA:  MI BARCA

Mi Barca ilustrada

Poesía Mi Barca



DISCOGRAFÍA: Pescador de hombres al piano del maestro cubano, Enrique Chía.


El enlace corto de este programa es:  https://wp.me/p59toT-5Bx

diana bW2

Estándar
La voz de Diana Hernández, Pescadores de hombres, Uncategorized

VAMOS A LEER LA BIBLIA. PESCADORES DE HOMBRES

Para ver o escuchar el vídeo de este programa, pulsa sobre el enlace siguiente:

 

Pescadores de HombresPescadores de Hombres

 

Mateo 4:18-20 (RVR 1960)

18 Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores.

19 Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.

20 Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron.  AMEN AMEN AMEN

Lucas 5 (RVR 1960)

La pesca milagrosa

(Mt. 4.18-22; Mr. 1.16-20)

 Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios.

Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes.

Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud.

Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar.

Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red.

Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía.

Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían.

Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador.

Porque por la pesca que habían hecho, el temor se había apoderado de él, y de todos los que estaban con él,

10 y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres.

11 Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron. AMÉN, AMÉN, AMÉN

Marcos 1:16-20 (RVR 1960)

Jesús llama a cuatro pescadores

(Mt. 4.18-22; Lc. 5.1-11)

16 Andando junto al mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores.

17 Y les dijo Jesús: Venid en pos de mí, y haré que seáis pescadores de hombres.

18 Y dejando luego sus redes, le siguieron.

19 Pasando de allí un poco más adelante, vio a Jacobo hijo de Zebedeo, y a Juan su hermano, también ellos en la barca, que remendaban las redes.

20 Y luego los llamó; y dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, le siguieron. AMÉN, AMÉN, AMÉN



ALABANZA: PESCADOR DE HOMBRES

Tu has venido a la orilla
no has buscado a sabios, ni a ricos
tan solo quieres que yo te siga

Señor, me has mirado a las ojos
sonriendo, has dicho mi nombre
en la rena, he dejado mi barca
junto a ti, buscare otro mar

Tu necesitas mis manos
mis cansancios que a otros descansen
amor que quiero seguir amando

Señor, me has mirado a las ojos
sonriendo, has dicho mi nombre
en la rena, he dejado mi barca
junto a ti, buscare otro mar

Tu sabes bien lo que quiero
en mi barca no hay oro ni espadas
tan solo redes y mi trabajo

Señor, me has mirado a las ojos
sonriendo, has dicho mi nombre
en la rena, he dejado mi barca
junto a ti, buscare otro mar

Tu pescador de otros mares
ansia entera de almas que esperan
amigo bueno que asi me llamas

Señor, me has mirado a las ojos
sonriendo, has dicho mi nombre
en la rena, he dejado mi barca
junto a ti, buscare otro mar.  AMÉN



El enlace o shortlink de esta página es: http://wp.me/p59toT-5oh

Estándar