Agar, Biblia-citas, Día de las Madres, La voz de Diana Hernández, música, Poesías, Uncategorized

ESPECIAL POR EL DÍA DE LAS MADRES 3-2017. LA HISTORIA DE “AGAR”

Para ver y escuchar el vídeo, pulse sobre el enlace aquí:  Agar

Una Reflexión para las madres del Hno. y Amigo José Ferreira.

En las madres dios puso el amor santo que sabe perdonar y corregir;

Ese amor que redime y que levanta;

Y que enseña a los hijos a vivir.

Amor que se traduce en sacrificio;

Cuidados y ternura hasta morir.

Como las madres….. nadie procede en esta vida;

cuando nadie nos quiere, ella nos ama,

cuando estamos enfermos ella nos cuida;

cuando estamos en salud ella se goza,

y si estamos abatidos, nos anima.

Ella siempre nos cuida

y nos defiende de todos los peligros de esta vida.

Se levanta hasta la cumbre en nuestros triunfos

y desciende hasta el polvo en nuestra ruina;

Nunca nos abandona ni nos deja,

por los cambios que vengan a la vida.

El amor que Dios puso en nuestras madres no tiene paralelos, ni medida.

 


AGAR, perdió un balde de agua pero encontró un pozo.

Hoy vamos a distinguir a esa Mujer Invisible, despreciada y a la vez bendecida, una mujer que perdió un balde de agua pero encontró a un pozo. Una mujer que Dios vió.

La historia de Agar entre tantas buenas y bonitas y sabias historias de las mujeres de la Biblia es una de las que más a mí me mueve. Este no es un programa para leer la Biblia y posiblemente se lea sus capítulos en unos de los programas “Vamos a Leer la Biblia” porque nadie sabe suficiente de Agar. El nombre Agar en árabe significa algo parecido a “vuelo” y significa “fugitiva o forastera”. Sabemos que Mahoma el profeta árabe y fundador del Islam fue descendiente de Agar.

No se sabe sobre el origen de Agar ni es necesario, solo comienza con que era sierva de Sara quien en ese entonces se llamaba “Sarai”. Como Agar está en la Biblia y también en el Islam, hay varias versiones de la historia, pero a nosotros solamente nos concierne la de la Biblia. Era una sierva (o una esclava) egipcia de Sara que la adquirieron mientras que Sara y Abraham que entonces se llamaba “Abram” estaban en Egipto. Es una historia bella y digna de otro programa.

Dicho sea de paso en Biblia y Poesía ya hay un programa sobre “Agar” Despreciada o Bendecida… pueden buscarlo. El hijo de Agar es el primogénito de Abraham. Ese hijo se llamó Ismael, nombre dado por el mismo Dios, y por la bendición que Dios le diO Agar fue la fundadora de los pueblos “ismaelitas” por su hijo y árabes de quienes vino Mahoma, el fundador del Islam.

Todo eso vino después. Pero un buen día a Sara (Sarai) se le ocurrió la “brillante idea” de que ya ella no iba poder ser madre y no le iba a dar descendencia a Abraham, algo que era muy importante en esos tiempos, y ofreció a su esclava joven para que se acostara con su anciano esposo para que éste la engendrara y pudieran tener un hijo — como lo que hoy se conoce como madre substituta o surrogate mother, hasta la fecha eso se hace.

Sara desobedeció a Dios quien les había prometido un hijo en el Capítulo 15 de Génesis, le faltó fe, y le propuso a Abraham que se acostara con su sierva, cosa que “me imagino” él no consideró desagradable ya que Agar era joven y bella y sabemos que Sara estaba bastante madurita.

Sí sabemos que Abraham le recordó la promesa pero no hizo mucha fuerza en negarse a hacer  lo que Sara le pedía que hiciera. Fue como un no pero sí.

Hay controversias si después que Agar parió un hijo del esposo que ella permanecía siendo esclava porque la Ley de aquellos tiempos, según los estudiosos era que al darle un hijo al hombre, ella se convertía en igual que su ama y ya no la podrían vender por dinero. Tenían que acomodarse todos allí como una buena familia, pero eso no fue ni como la Ley de Dios que les prometió un hijo ni como la Ley de la tierra que le daba a Agar el derecho de escalar de sierva a igual que su ama por haber dado un hijo al hombre de la familia.

Así es que Sara – a quien se le conoce como una gran mujer de Dios, una misionera, falló y se le adelantó a Dios e impuso su voluntad. En mi entender, Abraham lo hizo peor porque se basó igual que Adán en la poca hombría de que fue decisión de Sara, igual que Adán le dijo a Dios que fue Eva la que dijo de comer el fruto prohibido. Una salida ni más ni menos que la de Poncio Pilatos.

gar fue una víctima de la estratagema de Sara, y Abraham muy convenientemente disfrutó de la joven y bella esclava, la preñó y tuvo un hijo con ella, mientras que seguía lavándose las manos en el asunto y echándole la responsabilidad a Sara. “Ella es tu esclava, tu has con ella lo que quieras”. A ver, qué es lo que hay que hacer, acostarse… ¡bueno!  A mí Abraham en esto no me demuestra absolutamente nada. Y Sara… menos. Tres involucrados en un pecado delante de Dios.

Y no porque Abraham se acostara con Agar en un tiempo polígamo sino porque violaron la promesa que les hizo Dios de esperar por el hijo prometido. Y siendo Agar la menor culpable, indirectamente ella también cometió un pecado. Abraham era amigo de Dios, él tenía que haber parado a Sara como el hombre de la casa y como hombre de Dios.

Luego vemos que Agar huyó cuando Sara celosa le hizo la vida imposible. De cierta manera Agar pudo haber huido cuando le propusieron el plan maquiavélico de la “santita” Sara.

Agar nos enseña sobre “tentaciones”, además que Dios es justo y vela sobre el que está solo, cómo Dios usa métodos severos pero también nos da fortaleza y consuelo.

En Gálatas el Apostol Pablo usa la historia de Agar para enseñar sobre la Ley y la Gracia. Eso está en Gálatas 4:21-31.

Agar nos enseña también sobre los “celos”. El plan maquiavélico de Sara se viró contra ella, al ver las atenciones de su marido hacia la embarazada. Y Agar también nos enseña que al sentirse favorecida, se lo restregaba en la cara a Sara todo el tiempo, porque ya para ese punto, nadie ni se acordaba de la barriga, las dos mujeres estaban compitiendo por el macho y el seguía en la misma postura de cobarde: “fué idea tuya” yo solamente te obedecí. Denle la vuelta que ustedes quieran, o déjense llevar por quien ustedes quieran, Abraham bien pudo haber evitado este lío si hubiese insistido en esperar por el Dios en quien él tanto creía.

Agar pudo haber huido porque lo hizo después, cuando ya no resistió más a la perversa de Sara y a la debilidad de Abraham. Ella se largó al desierto y el ángel de Jehová se le apareció, la aconsejó y le prometió que su hijo iba a gobernar sobre muchos, pero ella tenía que regresar a Sara y mostrarse sumisa. Cosa que Agar hizo. Nada en la Biblia dice que Agar hizo otra cosa que obedecer. De hecho Agar hizo más que Sara y Abraham, Agar le creyó a Dios y dijo Tú eres el Dios que me Vé.

Agar tuvo a su hijo Ismael, y vivieron todos juntos como una buena familia que se odiaban (nada extraño o distinto a la familia de hoy), por 14 largos años. Fíjense ustedes que Sara tuvo que soportar ver un vientre crecer, un niño nacer, el padre para arriba y para abajo con su primogénito, y una mujer en su casa que sabe Dios cuantas veces se acostó con su marido porque ese embarazo no fue “in-vitro” que es al seguro, bajo el mismo techo.

Dios cumplió su promesa, 14 años después, y les dio a Abraham y a Sara el hijo prometido que se llamó Isaac. Sucede que en una fiesta Ismael se burló de Isaac y Sara se agarró de eso para mandar una vez más a Abraham a que los sacara de su presencia. Y una vez más Abraham se lavó las manos como Poncio Pilatos y botó de la casa a Agar y a su primogénito con un pedazo de pan y un odre de agua. Un odre de agua es como una gaita, bien pequeñita para 2 en el desierto sin rumbo determinado. Una mujer y un adolescente de 14 años con un pedazo de pan y un odre de agua. No es la primera vez que Agar se encontraba deambulando por el desierto, pero esta vez su hijo no pudo soportar y se desmayó, ella lo colocó debajo de un árbol y se alejó de él porque no quería verlo morir. Y ella se desmayó también. Ambos muriéndose de sed.

Pero Dios no se olvidó de Agar ni se olvidó de Ismael. Mantuvo su promesa a Agar e Ismael llegó a gobernar grandes naciones, y sus descendientes son lo que hoy en día se le conoce como las Naciones Árabes. Dios cumplió su promesa.

Dios hizo un pozo en el desierto para Agar y su hijo y ellos se salvaron y llegaron a su destino. Más adelante en la Biblia se sabe que tanto Ismael como Isaac enterraron a Abraham así es que eso nos deja saber que los hermanos con el tiempo tuvieron relaciones.

Agar nos enseña tantas cosas y cada vez que la lees, aún más.

  1. No se debe tomar decisión apurada, mucho menos sin la aprobación de Dios
  2. Agar fue tentada por Sara a cometer un pecado, ella bien pudo haber huído igual que lo hizo después. Ni Sara fue tan buena ni Abraham tampoco, no poner tu fe en el HOMBRE sino en Dios.
  3. Agar nos enseña que a Dios no se le escapa una. El sabía que Sara le falló, el sabía que Abraham le falló, pero él también sabía que de los 3, la menos culpable era la pobre esclava.
  4. Agar demostró fortaleza no una sino dos veces, y si lo piensas bien tres veces:
  5. Cuando no pudo resistir más a Sara y Abraham y se fue aunque se muriera
  6. Cuando obedeció a Dios de regresar y mostrarse sumisa
  7. Cuando se tiró a morir si era la voluntad de Dios

Agar es consuelo, Agar es frescura. Agar es un pozo en el desierto. Y el Dios de Agar es el Dios que también me ve a mí y te ve a ti, ni más ni menos que vio a Agar y bendijo su descendencia.

ALELUYA QUE HISTORIA MÁS LINDA LA DE AGAR. UNA MUJER BENDECIDA POR EL MISMO DIOS PERO USADA POR UN HOMBRE Y UNA MUJER DE DIOS. CUÍDENSE…

El enlace de este programa (shortlink) es http://wp.me/p59toT-4Fy

026

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s