Biblia narrada, Comentario de Diana Hernández, Huesos Secos, La voz de Diana Hernández, Poesía de Ezequiel Feito: Huesos Secos, Uncategorized

HUESOS SECOS PARTE 2. Catálago Jezabel 4-2017

Para ver y escuchar el vídeo, pulse sobre el enlace aquí: Jezabel-4-2017


EL MINISTERIO BIBLIA Y POESÍA PRESENTA
La Serie: Jezabel y Otros Demonios que afectan tu vida

HUESOS SECOS. PARTE 2.

huesos secos

 Bendiciones a TODOS los Amigos mundialmente. Para los nuevos,

Biblia y Poesía es un movimiento basado en un ministerio poético cristiano de amor, sin denominación, mundial, que no hace ni nunca hará acepción de personas “ni” de creencias. ¡TODOS BIENVENIDOS! Todo lo que tiene que hacer para ser miembro de Biblia y Poesía es AMAR.

Si no ha visitado el Programa Huesos Secos (parte 1), les insto a que lo hagan. Todos los programas están guardados en el Blog desde el 2014 y ninguno se ha borrado ni editado.

Hermanos, oremos. Pido al Señor que él nos lleve de la mano como llevó a Ezequiel y que su Palabra nos penetre, nos sane y nos cambie de un manojo de Huesos Secos a un valle fértil. Amén

Amados, Biblia y Poesía no se basa en teología, teoría, dogma, indoctrinamiento, religión, secta, ni nada que pueda impedir el fluir del Espíritu Santo que mora en mí. Estos programas son “mis testimonios” de lo que Dios ha hecho en mi vida que yo hago solamente para Dios y los monto en Internet. Si de algo yo les sirvo, entonces úsenme. Si está aquí bienvenido, si después de haber oído esta declaración usted quiere salir, le deseamos un bendito día.

El mensaje de Dios es perpetuo. No es algo escrito para gente de hace mas de 2000 años, es una Palabra actualizada, viva y eficaz para nosotros hoy y aquí en el 2017, Nuestro Tiempo.

Comencemos con el Testimonio de hoy:


COMENTARIO DE LA HERMANA DIANA HERNÁNDEZ

016

Ezequiel 37 (RVR 1960) El valle de los huesos secos

37  La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos.

Señor, yo también soy esa persona que camina entre Huesos Secos. Gracias Señor por haberme llevado igual que al Profeta a ese valle rodeado de huesos totalmente secos.

Este versículo 1 habla en la primera persona “sobre mí” “me llevó” “me puso”. En este versículo a mí me lleva a creer que la relación entre el Espíritu Santo es personal conmigo y no para un grupo de personas. El Espíritu me lleva a mí, se pone sobre mí, y me pone en el centro de un Valle de Huesos Secos. Yo sé dónde hay sequía en mi vida, pero… ¿sabes tu dónde está tu Valle de Huesos Secos? Por un momento, párate en el centro de tu Valle para ver si hoy podemos inyectar vida a nuestros huesos.

Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera.

No solo el Espíritu me lleva allí sino que me da una vuelta, un tour, por todo el valle, para que yo estime cuántos huesos secos hay sobre mi campo, y que de verdad no están secos, están sequísimos y frágiles.

Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes.

Se sabe que Ezequiel era un Profeta, sin embargo, Dios no trata a nadie con jerarquías, Dios se refiere a Ezequiel simplemente como Hijo de hombre. Ese Hijo de hombre puedes ser tu o yo. Hay aquí una situación, una pregunta y una respuesta. Por qué Dios que todo lo sabe le pregunta a Ezequiel ¿vivirán estos huesos? Dios le pregunta a Ezequiel una pregunta que solo Dios dador de vida puede contestar, para que Ezequiel no se gloríe de ser Profeta y reconozca que solamente es un Hijo de hombre. Y si Dios le llama al Profeta Hijo de hombre, tu tienes el mismo valor para Dios, ni más ni menos. La gente siempre mirando hacia el frente pensando que el otro vale más que él. Qué mala maña en las Iglesias.

Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová.

Aquí Dios da una órden y dice “profetiza” o sea haz lo tuyo, y cuando lo hagas dirígete a ellos como lo que son HUESOS SECOS y diles que oigan la Palabra de Jehová que tu como un conducto de comunicación les estás llevando. Fíjense aquí que un Hijo de hombre puede ser un conducto de la Palabra de Jehová, no solo el Profeta, ni el Pastor, ni el  Apóstol, ni el Bishop, sino aquel que es HIJO DE HOMBRE. Esa soy yo y ese eres tú también. Posiciónate en tu lugar con Dios.

Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis.

Estos huesos no estaban secos sino que estaban COMPLETAMENTE secos. Estamos viviendo, sentados, caminando en medio de una situación parecida, por todos lados ves HUESOS SECOS. Mírate bien HUESO SECO, en dónde estás fallado, en dónde radica tu sequía. Pero Dios te promete que el hará entrar espíritu en vosotros y que viviréis.  Vivir a medias no es vivir. Vivir es vivir en plenitud, abundancia, en espíritu, lleno de carne, tendones, sangre, tuétano. Dios te promete que él te dará no solamente carne para tus huesos sino Espíritu para tu alma: la tuya. Para que no vuelvas a caer en sequía, para que la administres tu: HIJO DE HOMBRE.

Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová.

¿Has perdido algo en la vida y te sientes como un manojo de Huesos Secos? ¿En dónde está tu sequía? Mírate bien HUESO SECO, declárate en bancarrota espiritual, en sequía familiar, en desastre económico, en pecado, declara y confiésate porque Dios va a poner tendones, carne, piel, y espíritu para que vuelvas a vivir de nuevo, para que esta vez sepas quién es JEHOVÁ.

Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso.

Recoge todos tus huesos, organízalos, que se enganche hueso con hueso. Que se restaure tu vida, tu matrimonio, tus finanzas, tus relaciones, tu salud, todo en tu vida. Antes de que eso suceda, sentirás un gran ruido, un estruendo, oíras a los impíos (si esos HUESOS SECOS, los religiosos de mentirita, los lobos disfrazados de oveja), los oíras armando ruido, guerras, estruendos, pero tu HUESO SECO, no hagas caso y recoge todos tus huesitos y comienza a enganchar uno con el otro, sin que se te quede uno afuera. Oye lo que se te ordena, Palabra de Jehová para tu vida.

Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu.

Cuando dejas de escuchar a los religiosos de mentirita y escuchas verdadera Palabra de Jehová, cuando te apartas y reorganizas, cuando declaras tu sequía, cuando te confiezas SECO, perdido, más allá de ser seco, estás muy seco, extremadamente seco. Verás como el Profeta no decía mentiras, verás HUESO SECO, que crecen tendones entre tus huesos, verás como se cubren de carne y la piel los envuelve. Ponte de pie, ya eres de nuevo una persona viva. Pero sigues igual de seco, pobre HUESO, no tienes valor, no tienes palabra, no tienes humildad, aún con piel TU — HUESO SECO — sigues siendo un cuerpo “sin vida”.

Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán.

Oyeme bien HUESO SECO ahora con aparente vida, una vida vacía, oyeme bien, le hablo a tu espíritu y te digo lo que Jehová me ha pedido te dijera. Llamo al Espíritu de Jehova para que venga de los cuatro vientos a soplar vida sobre este muerto, a ver ahora qué va a hacer con su nueva vida. SOPLA VIDA, ESPÍRITU DE DIOS. SOPLA ESPÍRITU A ESTE CÁNCAMO HUMANO QUE HAS LEVANTADO DE SU SEQUÍA.

10 Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.

Son tantos los HUESOS SECOS que cuando se levanten serán un grande ejército, lo convertiré en el ejército más grande que alabará mi nombre. Los que ahora creen que ya no se puede sacar nada, Jehová hará de ellos un ejercito para pelear sus guerras.

11 Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos.

Esta lección es sobre la casa de Israel, en tiempos Bíblicos. Pero hoy eres tu y soy yo, y es la Iglesia, y es el mundo. Un mundo que camina sin esperanza, destruído. El hombre para el hombre siempre será un lobo.

12 Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel.

Dios se mete en el fondo de tu sepulcro – tu situación difícil y dura – pero Dios se especializa en los casos difíciles, en lo imposible, pero todo es posible para los que creen en ÉL. Oh Señor, mi alma te alaba. Ahí donde tu estás alábalo.

13 Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío.

Dios te devuelve la vida, te da una segunda oportunidad, ya tuviste una cuando naciste de nuevo, pero caíste, nunca engañaste a nadie porque a Dios nadie lo engaña, de Dios nadie se esconde.

¿Recuerdas Hueso Seco cuando lo tenías todo, cuando no apreciabas nada, cuando pensabas que tu suerte era mirarte lobo viejo, hueso seco, en un rostro más joven que tu, y lo que lograste fue verte más viejo? Recuerdas HUESO SECO que te advertí que llevarías la canasta al río y al final la sacarías vacía. ¿Me oyes HUESO SECO, te estoy hablando a ti? ¿Recuerdas lo mucho que te ayudé en aquella cruzada para que brillaras, y tu preferiste irte para Orlando con tu “desgracia” – ¿Me oyes HUESO SECO? Volviste averiado, tuviste un accidente, debiste estar sentado con tus hermanos oyendo palabra de Dios, pero te fuiste a revolcar con tu “desgracia”. ¿ME OYES HUESO SECO? Dios te castigó y también te cortó el cable y pasaste las de Caín por ser desobediente, perverso y asqueroso. HUESO SECO, SI TU, HUESO SECO, TE ESTOY HABLANDO A TI QUE TODAVIA TE CUELGA TU DESGRACIA.

14 Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová.

Jehová – no yo – decide darte vida, hasta Jehová se pregunta ¿Crees que ese hueso pueda cambiar? Mi Dios, yo no lo creo, pero si tu lo dices… Podría ese ser uno de tu ejército. Sólo si tu lo dices, sólo si tu lo dices. Yo solo te obedezco.

JEHOVÁ PUEDE CAMBIAR CUALQUIER SITUACIÓN, PERO DIOS NOS LEVANTA COMO UN EJÉRCITO CON EXPECTATIVAS.


001

POESÍA:

El valle de los huesos secos, por Ezequiel Feito

I

Estoy vencido, no puedo contemplarme;
ni tengo sombra ni recuerdo en este valle
de huesos secos.
Sin un espasmo de cordura
soy llevado por todas las tormentas
y agitado por los pensamientos más banales.
¿Qué podré decir de mí cuando mis palabras
son polvo seco?
Polvo seco en mis mandíbulas atadas por la hierba.
¿Quién amará ahora nuestra imagen corrompida
que juega en los charcos dejados por el agua?
¿Quién tendrá piedad de lo que queda de nosotros
para redimir esta vanidad, el egoísmo de éste sólo cadáver
entre miles de huesos que han pasado de lo humano
!a lo grotesco?

II

Aquí vivo, donde la niebla es asesinada
por las rápidas cuchilladas del sol
donde existe una sutil penumbra
que no es cielo, ni tierra ni agua.

Cada día tejo mi telaraña
como queriendo capturar al sol esquivo
y devorar su luz para renacer mi carne,
para poder resucitar las fuentes claras de mis ojos
y dar mi corazón a los hambrientos.

III

¿De qué te sirve esta vida, hombre de paja;
hombre seco, que tejes tu telaraña en tus secos huesos
mientras devoras el polvo de tus palabras?
Vano es en ti todo pensamiento, aún el más piadoso.

No te fatigues y duerme con tu sombra como abrigo
y espera. No está lejos
aquel que debe redimirnos.


 

HUESO SECO, mejor cállate y escucha la Palabra de Dios. Si tienes un alpiste de decencia en tu esqueleto, no digas nada. Ya has hecho demasiado daño.

Amados, esta Serie tiene un sólo propósito: confrontarnos, reconocer a las Jezabelas en nuestras vidas, sean hombre o mujer; reconocer los demonios que afectan nuestras vidas; y llenar estos HUESOS SECOS de Espíritu todavía.

Les deseo un buen día en cualquier parte del mundo, cuando quiera se conecten.

Hoy les dejo… Yo soy, Biblia y Poesía.  ¿Habrá vida en estos huesos todavía? ¡Si tu lo dices Señor!

Música de fondo: Guitarra que llora de Antonio Bribiesca.

Pulsa sobre el enlace para escuchar la música:   Guitarra que llora


En enlace o shortlink de este programa es: http://wp.me/p59toT-4Ta

066

Quizás seas el único que se lo digas.

 

 

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s